sábado, 28 de mayo de 2011

CLAUDIA FERNÁNDEZ - LA MUJER MÁS CARISMÁTICA DE LA TV URUGUAYA POR REVISTA BLA

CLAUDIA FERNÁNDEZ
Convertida en la figura más carismática de la televisión nacional, lejos de su imagen de vedette y definitivamente instalada en Argentina, la primera diva oriental habla de su carrera, de su vida como ama de casa y de un futuro entre programas infantiles y el proyecto de tener su propio ¡Hola Claudia! Por Jeannette Sauksteliskis. Fotos de Camila G. Jettar.-



DE YAPA, EN EL COUNTRY

SE TRANSFORMÓ EN LA MEJOR FIGURA TELEVISIVA; COMPRENDE A LA PERFECCIÓN EL LENGUAJE, EL RITMO Y EL PERSON AJE QUE PONE EN ESCENA CON UNA CÁMARA ENFRENTE. SABE CLARAMENTE CÓMO POSAR PARA UN POSTER CENTRAL DESPLEGABLE, PERO ESTÁ DIRIGIENDO SU IMAGEN A UN TERRENO MÁS NATURAL. CLAUDIA FERNÁNDEZ ES UNA PROFESIONAL DEL ENTERTAINMENT Y, ADEMÁS DE UN CUERPO APABULLANTE, ES UN AMA DE CASA QUE ANTES DE SALIR PARA EL CANAL DEJA LA CENA PRONTA, COMO LE ENSEÑARON DE CHIQUITA. PORQUE TIENE UN HOGAR LO QUE PUDO SOÑAR YA LO TIENE, AHORA TODO LO DEMÁS ES PREMIO.

Por JEANNETTE SAUKSTELISKIS
Fotos CAMILA G. JETTAR


“Y aparte que…, hoy por hoy, ¿dónde conseguís una casa con estos ambientes? Es todo chiquitito ¿viste?. Nosotros nos hicimos nuestra casa ahora en Buenos Aires y a los techos normales les dimos 35 centímetros más de altura. Nosotros somos grandotes. Mientras hacíamos la reforma alquilamos una casa en ese mismo country, en unas casitas que les dicen las casitas del bosque, te juro por Dios que éramos muy grandes para vivir en esa casa, y la nena que es tipo mamut… Mía es enorme, tiene un año y cinco meses pero parece que tuviera tres años, todo el mundo me dice: “¿Tiene tres?” Todavía no tiene el año y medio, pero nació con 53 centímetros y cuatro kilos 100. El papá fue a conocerla y le había llevado ropita de chiquitita…no le entraba nada , parecía una luchadora de sumo”.-


Claudia Fernández conversa sentada frente a un espejo en una casa digna de una revista top de diseño de interiores en el barrio de Punta Carretas. Gisela – o “Gi” – la maquilla y Nicolás la peina. Es pasado el mediodía y llegaron hace media hora desde el Aeropuerto de Carrasco. Los tres se embarcaron aquella mañana en Aeroparque para venir a la producción de fotos, o, como dice Claudia, para hacer la tapa de Bla. Precisamente este es el momento que, unos días antes - cuando fui a ver el ensayo y el programa Bendita TV a Canal 10 - , habíamos acordado que podríamos conversar: “Para mí lo ideal es hacer la entrevista mientras me maquillo y me peino”. Debo confesar que no me había gustado para nada la idea; me imaginé que esas personas – maquilladora y peinador – iban a tener un sentimiento similar al que tengo cuando desgrabo mis entrevistas y me escucho hacer preguntas, tartamudear, hacerme la lista, equivocarme, quedar en blanco, repetir una idea mil veces, y percibir que el otro no entiende nada de lo que estoy diciendo. Intenté librarme de esa situación diciéndole a Claudia que podía haber interrupciones: “Ellos no hablan”, respondió categórica y bien dispuesta a la vez.-

¿Te gusta dar entrevistas?
Sí. Lo que no me gusta, te voy a ser sincera, es cuando te hacen las típicas preguntas que u no ya pone el casete y contesta automático, porque en realidad hay ciertas preguntas que tenés que contestar en automático porque caen siempre en el mismo lugar. Por eso me gusta cuando me descolocan y me preguntan algo diferente o lo que nadie te pregunta.



¿Cuáles son las preguntas típicas? ¿Las sexuales?
Sí, las sexuales o las de cómo empezaste. Nunca nadie me pregunta qué me gusta hacer o si soy felíz o si me gusta la vida que llevo. Siempre me preguntan lo mismo, por eso siempre digo que deber ser muy fácil para el que va a entrevistar porque automáticamente le preguntan a todas las personas lo mismo.-

…O quizás es algo que sucede contigo…
Conmigo o con las chicas del ambiente que más o menos nos dedicamos a lo mismo. Vos agarrás las revistas conocidas de la se mana, y las preguntas son siempre iguales. Lo que vos hiciste, de ir a ver un día mío de laburo, eso nunca lo hicieron, no lo había vivido, y para mí estuvo bueno. Porque me ves e n un contesto que no es el que ve la gente.-

¿Qué ví en ese día de laburo? Ví a Claudia como una mujer físicamente poderosa, sentada como una más en una oficina de producción de Canal 10, entre cinco hombres y dos mujeres, repasando el guión que diría una hora después en vivo. Sentí a una persona amable, la vi comer pizza con los muchachos – como después supe que hacen todos los domingos – tomar Coca Cola Light; la escuché hablar por teléfono con su marido y decirle te amo al cortar; y la vi aparecer en vivo en el estudio y deslumbrar con sus espectacularidad al público que en esos momentos se llama tribuna, ¿Por qué estaba yo ahí? Porque Claudia Fernández se está consolidando como una figura de la televisión: sale de lunes a viernes de noche en vivo en Buenos Aires en la tercera temporada de Animales Sueltos, el programa conducido por Alejandro Fantino; los domingos sale en vivo en Bendita TV; graba dos emisiones de El Garage (una para Montevideo y otra para Argentina) y está por comenzar un programa infantil – Jungla Mágica – junto a Karina Vignola. Además está tan complacida con su rol de madre y esposa que tiene el cuerpo tatuado con los nombres de sus amores, habla mucho de ellos, y hasta deja la cena pronta todas las noches antes de irse para el canal. Cambió su look y sencillamente, embelleció.-

¿Te peinás diferente en Buenos Aires que en Montevideo?
No. Lo que pasa que en Buenos Aires me peina él (Nicolás), y acá cuando vengo a hacer Bendita me peino yo. Estaba lacia el otro día que vos fuiste ¿no? Pero fue de casualidad.-



De todos modos este año te hiciste un nuevo corte, ¿es porque al fin encontraste a tu peluquero?
Hace años encontré el peluquero pero yo insistía con las cortinas, con los apliques de pelo y este año Nicolás me dijo ¡basta!, este año es todo natural, afuera las cortinas, afuera los apliques: auténtica. Y me hizo este corte de pelo que me encanta.-

Estás saliendo mucho en vivo, ¿qué pasa con el vivo?
El vivo es lo más.
Es una situación un poco bipolar, en el aire estás muy arriba y en el corte muy abajo.
En los cortes de Bendita lo que tratamos de hacer es aprendernos de memoria lo que viene en el próximo bloque. Tenés que hacerte una burbujita y tratar de no escuchar a la tribuna, porque al estar en vivo la tribuna quiere interactuar con vos en los cortes, y si te ponés a charlar, arrancó el aire y estás en blanco. Hay que estar muy atentos, no es solamente nuestro trabajo lo que debe salir coordinado, sino el trabajo que hacen los chicos arriba en la isla, donde no se puede trancar un tape. Tiene que salir todo como estaba previsto, entonces uno está con cierto estrés ¿no?.-

¿Hay algunas diferencias entre trabajar en Montevideo y Buenos Aires?
No hay. Solo el programa que estoy haciendo en Buenos Aires no tiene guión, es como estar en el living de tu casa después de haber comido un asado con amigos disfrutando la sobremesa.-

¿Y eso es fácil para vos?
Es papita p`al loro. Obviamente que es mucho más fácil. Podés ser, no quiero decir 100 % natural, porque en Bendita soy natural, pero hay un tape del que tenés que hablar. En Animales Sueltos es otra cosa, es libre y a mí eso me encanta, creo que encontré el lugar.-

Trabajás con muchos hombres ¿cómo es esa relación?
Con ellos, yo soy uno más. Con el Piñe hace muchos años que nos conocemos, compartimos muchas cosas, soy un amigo para él a esta altura. Y lo mismo con los chicos de la producción, los conozco a todos hace mucho tiempo, hace ya 10 años que trabajo en el canal y tengo confianza. Si bien algunos no trabajaban en producciones conmigo, los conocés de la vuelta; somos pocos y nos conocemos.-

Pero ahora estás en otro momento ¿no cambiaste?
Sí, cambié, pero creo que cambié para bien. La vida me está dando más de lo que yo alguna vez soñé y ni siquiera imaginé; una vida que yo la veía en revistas. La vida me sorprendió en el buen sentido, más allá de que vengo laburando hace muchísimos años y rompiéndome el traste, la vida me dio mucho, entonces trato de ser cada vez mejor persona. Yo lo vivo así, ya hice todo a lo que aspiraba entonces todo lo que viene de ahora en más es yapa.-

A pesar de que tú personaje en la tele no es necesariamente de buena.
Hay que entender que un programa como Bendita es un juego. Si alguien dice algo de mí en la tele en el contexto que nosotros lo decimos, y o me divierto, me cago de risa, la idea es engancharse en el juego y no en esa estupidez de “Uy, viste que horrible lo que dijo…” Ximena (Barbé) se prendió por Twitter y yo también y por eso enganchamos la jodita. Lo mismo con Sara. Sara Perrone es una mina que entiende perfecto el juego ese que hacemos y está bueno, la gente se copa.-



¿Cuál es el peor trabajo que has hecho en tu vida?
Tuve mejores y peores trabajos. Lo que pasa es que todo lo que hago lo hago muy profesionalmente y me lo tomo muy en serio. Acá todo el mundo en Uruguay veía como bizarro cuando hice El champán las pone mimosas. Yo el personaje me lo tomé súper en serio, acá metimos 4.800 personas, que en el teatro nacional no existe eso, tamos de acuerdo ¿no? Vos, que sos uruguaya como yo, lo sabés. Es obvio que no es una obra para que te vayas a pensar a tu casa, es una comedia, un vodevil para cagarte de risa, para pasarla bien, y más allá de lo que la gente pensara, a mí me daba de comer.-

Pero ¿alguna vez tuviste que vender ojotas, por ejemplo?
Cuando trabajé en Tiendas Magdalena, que me hacían ir al depósito, me quedaban las manos hechas pelota, me tenía que poner crema todo el tiempo porque de tanto doblar bolsas con polvo me quedaban las manos negras, tenía que limpiar la verdad, tenía que vender, tenía que hacer de todo por dos mangos con cincuenta. Te negrean mal, no te podés sentar, obviamente cuando iba al depósito…¡sabés como me tiraba en el depósito! Acomodaba todo rapidísimo y por lo menos me tiraba 20 minutos para estirar un poco las piernas porque estaba de taquito también. Pero ya sabía que eso no era lo mío, lo hacía porque quería tener mi plata, incluso cuando entré al trabajo mentí, dije que tenía 18 y tenía 17. Después nada, encontré que con el modelaje ganaba plata fácil y era súper divertido porque posaba, me reía, desfilaba, estaba con ropa linda, con zapatos lindos, maquillada, peinada, linda todo el tiempo y dije: bárbaro.-

¿Y dentro del ambiente?
Y bueno, Fortuna, trabajar con Ricardo Fort, es un poco bizarro, Pero más allá de que suene súper trillado la base de todo es la familia, si vos tenés una buena base…yo tengo una familia que siempre me dio para adelante, estudié arquitectura de interiores, estudié diseño de modas, sé hacer hasta ojales en tela, sé hacer absolutamente todo sabiendo que nunca lo iba a ejercer, sabía que mi camino iba por otro lado, que me gustaba actuar, que me divertía bailar pero que no quería estudiar baile porque me parece aburrido ir a clases de baile y estar estudiando ballet. Si uno no tiene la base familiar sólida, los pies no los mantenés sobre la tierra, es fácil volarte. Para mí el seguir viniendo todas las semanas a Uruguay, parar en Punta de Rieles en la casa de mi abuelo, que mi hermana me haga los canelones de verdura que me hacía mi abuela un domingo para esperarme a almorzar, haber encontrado a un tipo, a un compañero de vida que sea un tipo de barrio, laburador, que viene de familia luchadora como la mía, que a mi casamiento en Buenos Aires haya ido mi mejor amiga de toda la infancia que vive pegado a la casa de mi abuelo, que haya hecho el esfuerzo de ir hasta allá para acompañarme en ese día tan especial: esas son las cosas que te mantienen con los pies sobre la tierra y hacen que no te la creas porque ¿por qué te la vas a creer, aparte?



¿Es cierto que cocinás?¿Qué te gusta cocinar?
Sí. Están ellos de testigos. Él (Nicolás), por ejemplo vivió todo un verano en mi casa conmigo, Cocino todas las noches; yo me voy nueve y media de la noche de cas apara hacer Animales Sueltos y Leo se queda con Mía y les dejo la cena preparada. Siempre hay de todo, Me gustan las comidas de olla, los guisos, me gusta el puchero, me gustan las pastas, hacer ñoquis, tallarines caseros…

¡¿Tallarines caseros!?
Él (Nicolás) me ayudó una vez a ponerlos a secar arriba de la mesa. Tengo la Pastalinda y hago la receta de mi abuela. De hecho mandé hacer con decostick la receta de los tallarines caseros de mi abuela y están en la pared de la cocina de mi casa. Me gusta cocinar todo; el pollo a la naranja me sale muy rico, me gusta la pasta con camarones, y lo cotidiano también me sale muy bien: pastel de carne, croquetas de papa, tortilla de acelga, tortilla de papas. Siempre con mucho sabor. No me caben las ensaladas, me aburren, lo moderno no me va.-

¿El aceite de oliva entra en tus ingredientes?
Según el plato: spaghetti saltado con oliva, pimienta negra y camarones, va. Ahora, si te hago arroz con huevo duro para comer rapidito con un churrasco, aceite de oliva no, ahí va aceite de maíz.-

¿Cuál te parece que fue la cosa más atrevida que hiciste?
Playboy. Y también el Maipo. En el Maipo aparecía prácticamente desnuda, con un tanga color piel que desde la platea no se veía abajo de una ducha enjabonándome con hombres y con mujeres. Lo bueno de hacerlo es que mi abuelo, con 81 años que tiene, estaba en la platea y me felicitó. Y nunca tocó el tema .Sabe por dónde pasa.-

¿Por dónde pasa?
Por un laburo. Me conoce, sabe cómo soy y que todo es un trabajo. De todos modos siempre fui atrevida, desde chiquita soy sumamente extrovertida, está en mi personalidad, no tengo rollos con el cuerpo, no me da pudor, nunca fui de las que se tapan con una sábana.-



NUNCA NADIE ME PREGUNTA QUÉ ME GUSTA HACER, O SI SOY FELÍZ, O SI ME GUSTA LA VIDA QUE LLEVO. SIEMPRE ME PREGUNTAN LO MISMO, POR ESO SIEMPRE DIGO QUE DEBE SER MUY FÁCIL PARA EL QUE VA A ENTREVISTAR, PORQUE LE PREGUNTAN A TODAS LAS PERSONAS LO MISMO.

¿Tenés amigas mujeres?
Sí. Buenas amigas.-

¿Admirás a alguien del cine? ¿De la tele? ¿Seguís a alguien?
Admirar, no. Me gusta el estilo. Me gusta Nacha Guevara, me gusta Susana. Bueno, la amo a Susana. Este año cumplo 35, pero, a los 38, tengo el proyecto de meter el Hola Susana acá, ya tengo hasta el productor que pone el dinero para comprarle el formato. Me encantaría. El día que fui por primera vez al living de Susana pensé que me moría, no podía creer que yo la miraba en la tele, decía: “Dios mío, si mi abuela ve esto se vuelve a morir”.-



ME GUSTA SUSANA, BUENO, LA AMO A SUSANA. TENGO EL PROYECTO DE METER EL HOLA SUSANA ACÁ. EL DÍA QUE FUI POR PRIMERA VEZ AL LIVING DE SUSANA PENSÉ QUE ME MORÍA, NO PODÍA CREER QUE YO LA MIRABA EN LA TELE DECÍA: “DIOS MÍO, SI MI ABUELA VE ESTO SE VUELVE A MORIR”.

¿Por qué hacer un programa infantil?
Cuando yo hacía Dale con todo los chicos se me pegaban, venían todos los niños a mí. Los niños me adoran. El productor me decía “No los agarres a upa porque tenemos la imagen sexy y si los agarras al final del programa das maternal”. Siempre tuve la propuesta de hacer algo para niños, y la verdad que no lo sentía, lo veía como algo comercial, y si vas a trabajar para niños hay que hacer las cosas de corazón. Después de tener a Mía me lo volvieron a plantear y lo sentí, y por eso lo voy a hacer. Y obviamente la pregunta tiene que llegar, ¿pero cómo si tenés una imagen tan sexy vas a trabajar para niños?. Los niños ven todos con los ojos del corazón y con la inocencia. Los niños no tienen maldad, la maldad la tenemos los adultos, los prejuiciosos somos los adultos, yo voy a trabajar para niños, no voy a trabajar para los papás. Lo que yo hago a la noche no tiene nada que ver, aparte las mujeres somos todo; una maestra de jardinera en la cama hace lo mismo que hacés vos y lo que hago yo y que lo que hacemos todas. No quiero ser grosera pero todo pasa por el mismo lugar. El que tengas una profesión no te garantiza nada. De repente yo tengo una imagen sexy y soy cero lujuriosa o soy una mina súper tranquila, no tiene nada que ver la imagen con lo que uno es.-



PARAR EN PUNTA DE RIELES EN LA CAS ADE MI ABUELO, HABER ENCONTRAO A UN COMPAÑERO DE VIDA QUE SEA UN TIP ODE BARRIO, LABURADOR, QUE VIENE DE FAMILIA LUCHADORA COMO LA MÍA. QUE MI MEJOR AMIGA DE TOADA LA INFARNCIA HAYA HECHO EL ESFUERZO DE IR HASTA BUENOS AIRES PARA MI CASAMIENTO: ESAS SON LAS COSAS QUE HACEN QUE NO TE LA CREAS.-

En general trabajás haciendo humor.
Sí pero en Confesiones de mujeres de 30 mis monólogos eran todos tristes. Para Confesiones…tuve que tomar una audición, y la verdad que fui bastante maltratada, te podría decir. Venía de hacer el Maipo, y la directora me tomó la audición en el teatro Opera. Fui de jogging, tranquilita, sin maquillaje, como soy yo, y lo primero que me dijo fue: “esto no es el Maipo, acá no importa el culo, acá no importa las tetas, acá pasa todo por otro lado”. “Bueno, me quedo”, le dije, a ver…Y aprendí con Lia Jelín…fue como un intensivo de teatro y por primera vez sentí cuando estaba en el teatro que la gente no estaba mirándome el culo y las tetas, estaba escuchando lo que yo tenía para decir, porque a parte el vestuario no te marcaba una curva, y entonces yo decía: “Los tengo atrapados escuchándome”. Fue bastante complejo el proceso pero aprendí un montón y de hecho me encanta hacer monólogos. Después me llegó la propuesta de Emilia Mazer y Anabel Cherubito de hacer stand up y me dijeron: “Cada una escribe sus monólogos”. Yo nunca escribí, y me dice Emilia: “Bueno, empeza a escribir”. “¿Pero de qué escribo?”. “De cosas que tengas ganas, de algo que te haya movilizado, ¿Qué fue lo que más te movilizó?”.
“El embarazo de mi hija”. “Bueno, y qué te pasó con ello?”. “Me aburrí mucho durante el embarazo, me pareció eterno”. “Bueno, escribilo”. Y todo ese proceso me llevó a descubrir algo que ni sabía que tenía, por ejemplo, escribir.-

¿Te debés alguna charla con alguien?
Con nadie. Nunca me quedo con cosas. Soy cariñosa con mi hija, con mi sobrina…De repente no soy pegote con mis parejas. Cuando mi abuela vivía, siempre fui de decirle te amo, te quiero mucho, siempre fui de decir las cosas porque se que un día no están más y te quedas con esa cosa de que nunca le dije cuánto o lo importante que era. Siempre escribí cartita y agradecí, siempre les hice saber mis sentimientos, y así soy, no me guardo.-



SPAGHETTI SALTADO CON OLIVA, PIMIENTA NEGRA Y CAMARONES, VA. AHORA, SI TE HAGO UN ARROZ CON HUEVO DURO PARA COMER RAPIDITO CON UN CHURRASCO, ACEITE DE OLIVA NO, AHÍ VA ACEITE DE MAÍZ.-

¿Te manejas bien en Buenos Aires?
Me manejo rebien, al principio con GPS, ahora me lo robaron pero me manejo bien. Aparte tengo mi GPS que es Nicolás. Ahora no vivo en Capital. Viví siempre en capital, en Belgrano, en Palermo y en Barrio Norte. Ahora me fui a un country a 47 kilómetros de la capital, me mudé dos meses antes del nacimiento de Mía. Es otra vida, cuando entras a capital igual empieza el stress. Siempre estamos corriendo para todos lados. Durante el día estoy todo el día en casa, pero no me quedo quieta, no estoy tirada leyendo un libro, siempre estoy haciendo algo, creo que tiene que ver con mi personalidad, llevo a la nena a la escuela, la voy a buscar, voy a patinar, me voy hacer las manos, me hago los pies, me hago masajes. Siempre encuentro algo para hacer, no estoy nunca quieta.



Fotos: Camila G. Jettar
Producción: Patricia González y Milagros Cassarino
Estilismo: Rosario San Juan
Asistencia: Alejandra Secco
Maquillaje: Gisela Caamaño
Peinado: Nicolás León




Agradecimiento: Catalina y Dean, Pasqualini, Kosiuko, Avemaría Lencería, Magma, Givenchy, Just Cavalli, Kokoro, Sol Líneas Aéreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada