miércoles, 24 de noviembre de 2010

CLAUDIA FERNÁNDEZ Y LA FIESTA PERFECTA PARA SU PEQUEÑA PRINCESITA

El 6 de noviembre cumplió su primer añito la preciosa hija de Claudia Fernández. Con motivo de fecha tan especial, madraza como es, Fernández le quiso organizar una fiesta por todo lo alto a su pequeña querubina y de esa forma programó el evento desde hace ya unos cuantos meses. Asistida por su hermana Marianna, Claudia relegó muy poco, quería encargarse personalmente de que todo saliera perfecto, amor inconmensurable de madre que la llevó a cuidar hasta el más mínimo detalle.-


Es así como la fiesta con bautismo incluido se realizó a partir de horas del mediodía del pasado domingo 7 de noviembre, día que por otra parte fue hermoso, como si la naturaleza también se hubiera querido plegar a tan magno y amoroso evento, se llevó a cabo en las instalaciones de la Quinta de Arteaga, nuevo emprendimiento del Chef uruguayo Rafael Carraquiry, complejo de eventos en un paradisíaco lugar, sito en el km 11.500, en Montevideo.-



Mía, acompañada por sus papás hizo su aparición en un Chrysler Imperial del año 1929, color rojo, propiedad de la princesa Leatitia D`Arenberg y conducido por Pico Ponce De León, coleccionista de autos clásicos, y restaurador y anterior propietario del suntuoso vehículo.-


Allí al son de la música de Lady Gaga, la bella princesita llegó entusiasmada por tan hermosa fiesta y su bello entorno.-


Pronto llegó la hora del bautismo, realizado en una glorieta de madera enmarcada en un precioso lugar donde la naturaleza impera. Los padrinos fueron la hermana de Claudia, Marianna y el hermano de Leonel, Gabriel, y el sacerdote que encargado de la ceremonia, César Buitrago López, fue un amigo de la familia Delménico llegado desde E.E.U.U. especialmente para realizarla.-



Como toque muy especial, la coronita de pimpollos que Mía llevaba en su cabecita cuan princesita de un cuento de hadas fue la que utilizó para su bautismo su primita, Agus, hija de Marianna Fernández, una tradición familiar símbolo de la unión, del amor fraterno de la preciosa familia de Claudia.-



Claudia “…se peinó, como es habitual, con Nicolás León, se maquilló con Leonel Aita Mussi, y eligió un hermoso vestido de Las Oreiro, que delineaba su escultural figura, y acompañó con unas hermosas sandalias de Saverio di Ricci.”

Los presentes, familiares y amigos llegados primordialmente de todo Uruguay y Argentina presenciaron una calidísima ceremonia donde la pequeña y encantadora Mía agasajó personalmente a los invitados a su fiesta de la manera más tierna y dulce, con sonrisitas y saludos para todo el mundo, pero también fueron contratados mimos y artistas sobre zancos que recibieron con mucha simpatía a quienes llegaban.-


La pequeña supo aprovechar muy bien su fiesta de cumple, continúa Caras: “Si bien las altas temperaturas y el cansancio agotaron un poco a la homenajeada, ésta no dejó de bailar, de jugar y de repartir besos y sonrisas a todo el que se le acercaba. A las 17:00, llegó el turno de soplar la velita. A los deliciosos postres se sumó una gran torta formada por pequeñas cup cakes de colores, que fue la estrella de la tarde”.-


La dulce prima Agustina por otra parte, cuan mosquetera, fue la encargada de cuidar de Mía, quien fue imparable y permanentemente andaba en busca de una nueva travesura.-


La ambientación del evento estuvo a cargo de Raúl Armandos y su equipo, reconocido organizador de fiestas en Uruguay, pero por supuesto que también supo dejar su sello la hermana de Claudia.-

Los dulces y las tortas estuvieron a cargo de la también reconocida pâtissière Adriana Ferrer, quien deleitó a los invitados con sus exquisiteces.-


Como lo informó la revista Caras “luego del bautismo, el lugar se vistió de globos, golosinas, flores, regalos, todos con motivos de princesas, donde primaban los colores pastel y en especial el rosado…”

Para su cumple, la pequeña se cambió de atuendo, y apareció con un divertido “tutú” violeta y una coronita de princesa.-



Claudia también se hizo espacio para disfrutar de la gran fiesta “como una niña más, y hasta se descalzó, saltó y jugó en un pelotero inflable con todos los pequeños”.-

Finalmente la fiesta concluyó y como no podía ser de otra forma no faltó un último detalle, los invitados se llevaron un souvenir de recuerdo, producto del exquisito gusto de Claudia, quien eligió para la ocasión unas preciosas cucharitas de porcelana pintadas a mano, con la coronita de princesa, el nombre de la pequeña (Mía Elena) y la fecha del cumpleaños de la pequeña (6.11.2010), de Anabella Gallesio (AG Souvenirs).-



El evento por supuesto que mereció ser tapa de Caras Uruguay, todo lo mejor para Mía Elena.-

Lo más importante de todo, el cometido fue cumplido con creces: la pequeña quedó felíz de la vida, y mamá satisfecha por agasajar cuan reinita a su tan adorada y adorable pequeña.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada