sábado, 10 de mayo de 2014

CLAUDIA & LUIS: CASADOS CON EL PÚBLICO

CLAUDIA Y LUIS 
EL MATRIMONIO DE LA RISA

Cada vez que Claudia Fernández y Luis Alberto Carballo se juntan, se genera una química explosiva. El humor en común y la complicidad por haber trabajado juntos durante años se apoderan de diálogos que Alfredo Leirós quiso llevar al escenario.

LAS FECHAS DE "MATRIMONIO POR CONVENIENCIA"
10 de mayo: Florida (Centro de convenciones del casino)
16 de mayo: Nueva Helvecia (Cine Helvético)
17 de mayo: Punta del Este (Teatro Nogaró)
24 de mayo: Young (Cine teatro Atenas)
29 demayo Montevideo (Casino Carrasco)
21  de junio  Fraile Muerto (Club Uruguay)
21 de junio: Melo (Teatro España)

Es 1ro. de mayo y Montevideo es un pueblo fantasma. Los comercios tienen sus persianas hasta el suelo, por las calles sólo corren las hojas empujadas por el viento y los semáforos en rojo no detienen a nadie. Mientras los uruguayos descansan por el feriado del Día del Trabajador, Alfredo Leirós aguarda por Claudia Fernández y Luis Alberto Carballo en su oficina para comenzar una jornada laboral con los últimos ajustes del espectáculo. El director y productor está orgulloso de su última creación, Matrimonio por conveniencia, que escribió especialmente pensando en el perfil de la conductora de Bendita Tv y en el de Algo Contigo. "Es la mejor dupla desde el punto de vista de comunicación que existe hoy en día. Son súper solventes, están acostumbrados a resolver situaciones en vivo", explica.

Fernández y Carballo irrumpen en la productora y fracturan el ambiente del gris feriado. Su verborragia, desparpajo y energía están a la orden del día. Y sobre todo, el ingrediente que potencian al subir al escenario: la complicidad entre ambos, que resulta explosiva. "Nos divertimos mucho, somos amigos", señala Claudia sobre su vínculo con Carballo y con Leirós, a quien nombró padrino de su hijo Renzo.


 
Claudia Fernández y Luis Alberto Carballo en "Matrimonio por conveniencia". 
Foto: Daniel Ayala

Hace mucho tiempo que Claudia Fernández y Luis Alberto Carballo tenían ganas de trabajar juntos. La oportunidad les llegó este año y con un proyecto hecho a su medida. Allí, los comediantes se divierten en escena con diálogos picantes, caracterizaciones, monólogos e incluso alguna improvisación. "Es ficción pero dentro de ella nos permitimos ser nosotros mismos", apunta Claudia. Tanto es así, que los personajes se llaman como ellos, y Luis descubre el segundo nombre de su compañera: "Fabiana". "Me gasta toda la comedia con eso", ríe la actriz. 

La obra cuenta también con un condimento particular: los protagonistas se animan a cantar. El espectáculo apela a originales diálogos inspirados en las canciones de Pimpinela para resolver situaciones en escena. A Carballo, el recurso le resulta cómodo. Trabajó por una década junto al maestro Raúl Medina y dice "haber aprendido bastante". Claudia, en cambio, encuentra su mayor logro en el canto al haber entonado el "Feliz Cumpleaños" nada menos que para Mirtha Legrand. Así lo recuerda: "No sé por qué se le ocurrió que tenía que cantar. Le dije `yo no canto`, pero ella es como que te lo ordena (risas). Le canté, pero lo hice como algo divertido", y agrega sobre su experiencia con la música: "después dije en broma que iba a sacar un disco y hubo gente que pensó que era de verdad, pero nunca se me ocurrió. No tengo voz para cantar".

"SI HOY HICIÉRAMOS UN PROGMRAA JUNTOS ROMPERÍAMOS EL RATING" ASEGURA CLAUDIA SOBRE SU EXITOSA DUPLA CON CARBALLO

Con todo.

Leirós logró en este espectáculo reunir al dúo que hipnotizaba al público noche a noche en Dale con Todo (Canal 10) trece años atrás. En aquel ciclo, Claudia se catapultaba al éxito con un recordado sketch en el que sorprendía a Carballo con un provocativo tapado de piel. La química de aquel entonces está intacta. "Desde el primer ensayo sentí como que nunca habíamos dejado de trabajar juntos", afirma Luis. "Empezamos a ensayar y fluyó todo". 

Mantener la empatía después de tantos años no fue un desafío. Para Luis fue como "volver a andar en bicicleta". La única diferencia jugó a favor: "Ahora me encontré con una Claudia avasallante, se come la cancha". Su compañera le devuelve el elogio y destaca que él es de los pocos actores cómicos que saben ceder espacio a su par femenina: "me ha pasado en Argentina, sin dar nombres, que es muy difícil que los hombres que hacen humor le den lugar a su compañera. Compiten mucho con la mujer, y ella sólo está para dar el pie y que ellos rematen el chiste. No es lo que me pasa trabajando con Luis, que es súper generoso en eso".


-Luis, a raíz de lo que planteabas, ¿Claudia ha sido tu mejor compañera a nivel profesional?

-Mujer sí, nunca tuve una mejor compañera que ella. 

-Y en tu caso Claudia, ¿Luis ha sido tu mejor compañero? 

-La verdad que sí. Me gusta mucho trabajar con él. Yo lo había visto una vez en carnaval haciendo La Jaula de las Locas, y fue tanto lo que me divirtió que pensé "este tipo es un groso". Después terminé trabajando con él. En Dale con Todo pasábamos bárbaro.

Luis y Claudia en plena función

Los comunicadores se encuentran en canales rivales, lo que hace difícil imaginar que el dúo pueda replicarse pronto en televisión. "Se tendría que lograr un programa pensado para Claudia y para mí, algo nuevo", imagina Luis, y Claudia remata: "Si lo hiciéramos romperíamos el rating". ¿Podría ser un revival de Dale con Todo? Claudia responde categórica: "Con tanta gente no".


Chimentos. 

Años después del final de aquel programa de Canal 10, la vida de ambos fue tomando rumbos bien distintos. Claudia Fernández cruzó el charco y se convirtió en una de las vedettes más requeridas de Calle Corrientes en Buenos Aires, así como también una de las más polémicas y de las que más les daba de comer a los programas de chimentos. Paradójicamente, Luis Carballo quedó en este margen del Río de la Plata y se transformó en el primer conductor de un programa de espectáculos local. 

-¿Cómo ves el camino que tomó ese rubro en Uruguay de la mano de programas como el de Luis? 

-(Claudia) Es un juego distinto. En Uruguay no hay dos personas dispuestas a sentarse en televisión para destrozarse y decirse cualquier cosa en la cara. Los programas no van para ese lado porque no hay material para hacerlo. 

-¿Pero la propagación de programas de chimentos puede derivar en algo así? 

-(Claudia) Nunca se sabe, pero hoy no. No existe esa violencia en la televisión nacional. Al uruguayo no le importa que se maten dos argentinos en un programa de afuera, y se divierte viendo cómo se hacen pelota, pero sí le importa si es un uruguayo porque es una persona a la que quiere. No le gusta ver a alguien querido en esa situación. 

-(Luis) Ojalá que nunca pase eso acá. Yo hago un programa en el que sé dónde están los límites. Me encanta que haya muchos más programas como el mío, pero si otro cruza esos límites estaría matando este mercado.

-¿Los límites no se van corriendo? 

 -(Luis) Sí, pero hay sutilezas que no hay que perder. Se tiene que mantener el respeto que hay en Uruguay. Eso lo tuve claro desde un principio.


-Claudia, decías que al uruguayo no le gusta ver a un compatriota peleándose en tv. Tú, que lo has hecho, ¿te preocupaste en algún momento sobre cómo podía repercutir en tu país?

-(Claudia) Al contrario. Siempre sentí que estuvieron de mi lado y defendiéndome. Por eso tengo la permanencia que tengo y si saco un producto la gente me acompaña. Eso es porque saben de dónde vengo y el esfuerzo que me costó todo. Mi vida fue siempre televisada, desde que aparecí en Canal 4 nunca dejé de trabajar.

La estrella de Canal 10 se mantuvo en los últimos años alejada de los conflictos mediáticos. Consolidó una carrera como conductora televisiva que le valió un Premio Iris por su trabajo en Bendita Tv y afrontó en 2013 el desafío de ponerse al frente de un magazine diario en lo que fue Más Cerca. En lo personal, se muestra feliz y orgullosa de su matrimonio y dos hijos, los que no duda en compartirlos a través de los medios con el público que la sigue.

-¿Qué papel jugó la maternidad al momento de resolver alejarte de disputas mediáticas? 

-Ahora tengo otras prioridades en mi vida. Todos vamos cambiando y creciendo. Hoy mi prioridad es la familia, y hay muchas cosas que ya no me importan y de las que estoy más allá. Hay una etapa y un momento para cada cosa. Hoy estoy calma, mañana no sé.

-¿Te incomoda verte en algún archivo protagonizando esos episodios? 

-No porque es parte de lo que estaba viviendo en aquel momento. Lo que me molesta es la gente que no sabe jugar el juego mediático, porque hay que saber con cuáles cosas meterse y con cuáles no. Uno puede decir "no me gusta cómo baila, cómo canta y me parece una pésima conductora", pero cuando se meten en la intimidad es no saber jugarlo.

CLAUDIA FERNÁNDEZ: Vestimenta: Vía Rosa - Zapatos: Carmen Steffens - Pelo: Laura Ruíz - Agradecimiento: Bethel Spa - Make Up: Leonel Aita Musi con productos Claudia Fernández  de la línea Nuvó Tupperware
Fuente: Sábado Show - diario El País - sábado 10.05.2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada