jueves, 25 de septiembre de 2014

CLAUDIA FERNÁNDEZ EN REVISTA GENTE: " A MEDIDA QUE PASAN LOS AÑOS, LA MUJER DEBE ACEPTAR EL CUERPO QUE TIENE"

En 2013 se instaló con su familia en Uruguay para vivir tranquila el final de sus segundo embarazo. No llegó, le ofrecieron conducir un programa de entretenimientos en Canal 10 y la rompió. La gente la eligió como "la Susana Giménez uruguaya" y en pocos meses se convirtió en empresaria. Lanzó su perfume, su línea de cosméticos, y ahora su propia marca de lencería. En las playas de Miami, donde realizó la campaña para su firma, la modelo y actríz, de 38 años, habla de su gran momento.-
Por Sergio Oviedo. Fotos: Luis Fernández.

Diosa charrúa
Tras un año intenso y con mucho éxito en su carrera, paró unos días y viajó a los Estados Unidos con su familia. Sorprendió a todos con su espectacular figura.

Vacaciones en familia
Claudia, Leonel, Mía y Renzo; se divirtieron barrenando las olas y jugando en la arena. Hace siete años que están en pareja y Claudia afirma: "Hoy miro a mis hijos y entiendo que no hay regalo más lindo en la vida que todo lo que construimos juntos".


Claudia Fernández (38) está de regreso en Montevideo, donde nació  su historia como modelo, cuando una tarde de primavera paseaba por la rambla con su abuela Pola y un fotógrafo la descubrió y la llevó a la tapa de una revista. Ahí decidió instalarse hace un año con su esposo, Leonel Delménico (36), y sus  dos hijos, Mía (4) y Renzo, de nueve meses. En un principio la idea era esperar tranquila la llegada del varón en Uruguay, pero cuando los directivos de Canal 10 se enteraron de que la blonda se mudaba de forma definitiva, le hicieron uan de esas ofertas imposibles de rechazar: un contrato hasta que naciera su hijo para conducir Más cerca con Claudia, programa de entretenimiento de lunes a viernes. Claudia aceptó y la rompió. En pocos meses se instaló como la Suan Giménez uruguaya y su otro programa Bendita TV ( el mismo formato del TVR argentino, que compraron a Gastón Portal), se alzó con todos los premios Iris, el Martín Fierro uruguayo. La popularidad que consiguió la actríz hizo que varias marcas se fijaran en ella y en pocos meses lanzó su perfume, su esmalte, luego la línea de cosméticos y Claudia Fernández Íntima, su marca de ropa interior, que en 2013 y en lo que va del 2014 ya vendió 150 mil prendas. A once meses de haber sido mamá, viajó con su familia a Miami para hacer la campaña de fotos de la firma y lució espléndida. "Tengo un contrato de diez años, lo que es un orgullo. La ropa ya se vende en todo el país y en poco tiempo la marca fue un éxito", confiesa Claudia y arranca con la charla.-


-¿Por qué decidieron instalarse en Uruguay?

-Quería terminar tranquila mi embarazo, sin sobresaltos. Hace un año que estamos acá y la verdad es que fue una decisión acertada. Adeás de la familia, a los dos nos están yendo muy bien en lo laboral. A mí con mi faceta de actríz, conductora y empresaria; y a Leonel, con su negocio automotor.-

-¿Dónde están viviendo?

-En Montevideo. Tenemos nuestra casa frente a la playa y ahora que se vienen los días lindos, cuando mi hijo sale del colegio nos cruzamos a jugar con el agua y la arena. Eso no tiene precio.-

-¿Fue demasiada locura que se vive en Buenos Aires?

-Sí, el tema es poder darse cuenta y salir a tiempo. Por las cortas distancias, en media hora puedo recorrer todo Montevideo. En la Argentina vivía arriba del auto, trabada en la autopista, corriendo siempre de un lado para otro.-

-Encima llegaste y sacaste tu propia línea de productos: ¿tu taceta de empresaria le ganó a la actriz?

-¡No, para nada! Estoy haciendo teatro con la obra Matrimonio por conveniencia y estamos preparando con Darío Arellano y Héctor Moyano, dos productores argentinos, un nuevo programa para Uruguay, que será un ciclo de entrevistas. Además, soy una de las conductoras de Bendita TV desde hace ocho años.-

-¿Cómo fue volver a hacer teatro en Uruguay?'¿Se trabaja a sala llena?

-Sí, a full. Yo el año pasado hice con Gladys Florimonte la obra Gemelas y explotamos los teatros. Ahora, con esta nueva comedia, ya nos vieron 14 mil personas. Para Uruguay es muchísimo. Lo bueno de las giras es que podés hacerlas con la familia. Preparo los bolsos, y con los bienes y mi marido, salimos a pasear por los distintos departamentos de Uruguay.-


-¿Qué diferencia encontraste con el teatro de la Argentina?

-Hoy es mucho más tentador hacer una obra en Uruguay que en la Argentina. Primero, porque no hay tanta oferta y después, porque se cobra en dólares. El cambio es mu favorable y son muchos los que cruzan el charco para hacer funciones en Uruguay: Alfredo Casero, el elenco de Brillantísima, Nazarena Vélez...

-Recién me decías que agarrás el auto y te vas con la familia a todos lados. ¿Cuánto hace que estás en pareja con Leonel?

-Hace siete años...

-¿Cómo se hace para mantener la pasión después de tanto tiempo y con dos hijos?

-Cuando conocí a mi esposo yo tenía 32 años. A esa edad, si elegís una persona para casarte y formar una familia, te tiene que mover todo. Con Leonel no importa el momento que estemos viviendo: si estoy embarazada, más flaca o más gorda... El aroma de la piel, la mirada cómplice... Esa química es lo que hace que la pasión nuca se termine.

-Muchas parejas también se eligen de grandes y después la convivencia y el trabajo terminan matando el amor...

-¡Sí, pero por suerte a nosotros eso no nos pasó! No tengo una receta mágica, fue algo que se dió así. Es el compañero de mi vida que siempre busqué...

"Con Leonel, no importa el momento que estemos viviendo, si estoy embarazada o más flaca o más gorda...La química es lo que hace que la pasión nuca se termine".

-Hace unos años me dijiste que una de las cosas más importantes de esta pareja era la forma en que se acompañaban con sus trabajos y sus proyectos. ¿Leonel aceptó de una cuando le dijiste "Nos vamos a vivir a Uruguay"?

-Sí, ni lo dudó. La verdad es que los dos estamos orgullosos del crecimiento que tuvimos desde que estamos de novios y de la familia que formamos. Hoy miro a mis hijos y entiendo que no ha regalo más lindo en la vida que todo lo que construimos juntos.-

-A las pocas emanas del nacimiento de tu hijo Renzo, publicaste unas fotos tuyas donde lucías espléndida y con un lomazo. ¿Cuál es el secreto?

-A las pocas semanas no... ¡a los siete días! Pero no sé si estaba tan espléndida y fantástica. Y si la gente me veía bárbara, tampoco tengo un secreto para eso.-

-¿Pero sos de cuidarte en las comidas, entrenar todos los días?

-Trato de comer sano, entrenar cinco veces por semana, pero nada más. Creo que mucho tiene que ver con al genética de cada uno. Guillermina Valdés también estaba como yo...¡pero a las tres horas de haber parido!

-¿Hacés una dieta estricta?

-No, nunca en mi vida hice dieta y siempre comí lo que quise. Si cambié mi alimentación. Ya no como fritos e incorporé mucho pollo, pescado y verduras. Pero no me mato. A medida que pasan los años, la mujer debe aceptar el cuerpo que tiene. Hoy me siento felíz como estoiy y no miro cómo estaba diez años atrás.-

"Nunca en mi vida hice dieta y siempre comí lo que quise,. pero a medida que pasa los años, trato de cambiar mi alimentación. No como fritos e incorporé pollo, pescado y verduras"

-¿En qué consiste el entrenamiento que hacés?

-De lunes a viernes, una hora por día con Noelia Lorenzo, que además de ser mi personal trainer, es una de mis mejores amigas. Como estoy frente a la playa, puedo arreglarme bien con los chicos, y ni bien salgo a la puerta de la casa, ya arranca mi entrenamiento. Aprovechamos mucho estar al aire libre: la arena, los arcos de fútbol, los puentes, todo lo natural.-

-Volviendo a los chicos: ¿se adaptó rápido Mía al cambio del país?

-Sí, aunque ella dice que extraña a sus amigos. Creo que es la que más tira para volver a la Argentina. Por suerte, acá hizo nuevos amigos en el Jardín y tiene a sus primos para jugar.-

-¿La idea es quedarse en Uruguay en forma definitiva o en algún momento pegar la vuelta?

-No lo pensamos. La idea es estar donde la familia nos necesite. Hoy, nuestro presente está acá y lo aceptamos felices. Cuando queremos visitar familiares y amigos, viajamos a verlos, porque estamos muy cerca. Pero ojalá podamos quedarnos en Uruguay. El cambio nos hizo bien. Vivimos tranquilos y en paz.-

Fuente: Revista Gente - 23.09.2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada