miércoles, 16 de abril de 2014

CLAUDIA FERNÁNDEZ: "...ESTAMOS DONDE SENTIMOS QUE TENEMOS QUE ESTAR"

Instalada en Uruguay con Leonel, su esposo, y los hijos de ambos, Mía (4) y Renzo, de cuatro meses, disfruta de un gran presente laboral en su país natal. Familiera, anuncia que ya no volverá a llamar a la cigüeña: “Cuando nació Renzo tuve una cesárea programa porque yo tenía una fisura en el útero y podía correr peligro. Me tuvieron que cortar las trompas”.


A cuatro meses de haber sido mamá de Renzo, Claudia Fernández (37) recuperó su figura y está más linda que nunca. El año pasado, la vedette y actriz uruguaya tomó la decisión de irse a vivir da su país natal junto con su marido, Leonel Delménico, y se mudaron a Montevideo, donde el matrimonio tiene muchos compromisos laborales. “El cambio de rumbo, fue fabuloso y no lo sentimos tanto porque seguimos teniendo nuestra casa en Buenos Aires y viajamos cada vez que podemos. Sí extrañamos a nuestras amistades ay a la familia de Leo, pero en lo particular siento que nunca me fui del todo de Uruguay, Estuve 9 años viviendo en la Argentina, y todas las semanas me la pasé yendo y viniendo ´para trabajar en Montevideo”, cuenta Claudia a Pronto en un alto de su paseo familiar por Punta del Este junto a su esposo y a sus hijos: Mía (4) y Renzo.- 

-¿Qué estás haciendo en Uruguay? 

-¡De todo! Trabajo hace 12 años en Canal 10 de Montevideo, estoy hace 9 temporadas en Bendita TV y hace 3 tengo mi programa infantil, La Magia de Claudia. Además, tengo mi línea de esmaltes, cremas, body splash y una crema dorada para lucir las piernas a full sin medias. Todo lleva mi nombre, igual que mi línea de ropa interior, asociada con SiSi, que lleva más de 50 años en el mercado uruguayo. 

-¿Cómo viviste la llegada de Renzo? 

-Con una felicidad enorme, llegó para completar la familia. ¡Es un bombonazo! Mía es argentina y Renzo uruguayo, así que siento que ya cumplí con las dos orillas. Además, a la nena la concebimos en una temporada en Mar del Plata y al nene en Carlos Paz, así que también quedé bien con las dos plazas teatrales.

-¿Cómo se porta el bebé? 

-Muy bien, es súper tranquilo. Me hace acordar a Mía cuando era chica. Es un bebé que no llora, salvo cuando tiene hambre. Si se queja, jamás llega al llanto. Duerme plácidamente toda la noche, es un amor total. Estamos re bien ensamblados y Mía se adaptó sin problemas al cambio. Calculá que estuvo cuatro años sola y era la princesita de la casa. 

-¿Está celosa? 

-No. Está re bien adaptada y hasta me ayuda a cambiarlo, le elige la ropa, lo quiere bañar. Nosotros le decimos que lo tiene que cuidar porque es la hermana mayor, y ella está chocha porque se siente más grande. A veces, algún pellizconcito le da también, pero es lógico. Convengamos que a veces le deja los cachetes un poquito colorados.


-Mía es tu calco, ¿Renzo se parece más Leo? 

-Es raro porque todos dicen que Mía es mi calco pero cuando era chiquita se parecía muchísimo más al papá que a mí. Tiene una mezcla de los dos. Y con Renzo pasa lo mismo, tiene cosas de los dos. 

-¿Cómo te encuentra esta segunda maternidad? 

-Bien, más segura. Renzo tuvo una cesárea programada en la semana 38 porque yo tenía una fisura en el útero y podía correr peligro. En realidad, el útero se me rajó 8 centímetros. O sea que ya sabemos que este es el último bebé porque no voy a poder volver a quedar embarazada. Igual ya estamos, tenemos la nena y el varón, así que nos damos por hechos con Leo. Este año voy a cumplir 38 y ya no quería ser mamá a los 40. 

-¿Te dolió cuando se te rajó el útero? 

-No, la verdad que ni lo sentí. No me enteré porque cuando me hicieron la cesárea se dieron cuenta de que el útero estaba rajado. Se solucionó rapidísimo y tuve una recuperación fantástica. De hecho, ya estoy entrenando a full con Noelia Lorenzo, que es mi personal trainer y una de mis mejores amigas. Obviamente que después de las operaciones tuve que esperar un mes y medio, pero retomé y me siento bárbara.

-Volviste a tu peso.

-Sí, muy rápido por suerte. Estoy en el mismo peso de antes y me ayudó muchísimo dar el pecho. Si bien le sigo dando la teta a Renzo, ahora ya se me está cortando. No tuvo la misma suerte que Mía, a quien amamanté hasta el año y medio. Pero con éste se me fue antes, prácticamente no tengo nada. Se sigue prendiendo de vivo, pero no se llena mucho. 

-¿Extrañás la tele y el teatro de la Argentina? 

-No, nada. Acá estoy haciendo lo mismo, o sea que estoy igual o más ocupada que antes. El verano pasado, con Gladys Florimonte estuvimos haciendo la obra Gemelas y fue un éxito fabuloso. Ahora tenemos otra función en mayo y el 2 arranco con mi nueva obra, Matrimonio por conveniencia, con producción de Alfredo Leirós. ¿La verdad? Estamos re tranquilos y contentos. Vivimos en la rambla. Con Leo, Mía y Renzo estamos donde sentimos que tenemos que estar. 

Nicolás Peralta Foto: M. Rodríguez
Fuente: Revista Pronto - 16.04.2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada