sábado, 13 de febrero de 2016

CLAUDIA FERNÁNDEZ: DIVA DE CARNAVAL

"Me ofrecieron participar de otros carnavales del interior pero mi corazón está en Cerro Largo", asegura Claudia Fernández en un diálogo íntimo antes de protagonizar un nuevo desfile de carnaval en Melo.

Claudia Fernández. Foto: Daniel Ayala. Producción: Leonel Aita Musi 

Es cuestión de horas para que las calles de Melo se abran para recibir a la figura más esperada carnaval tras carnaval: Claudia Fernández, la diva que llega desde la capital para llenar de color y alegría las tierras arachanas. “La gente de Cerro Largo me pregunta en las redes por el traje que voy a llevar”, asegura sobre la expectativa. Antes del desfile, la conductora cuyo éxito trascendió la pantalla se toma un respiro en su apartamento en la zona de Malvín. Descansa de su trabajo en televisión y se prepara para partir rumbo a Melo. De lo que no descansa es de su rutina como madre, al punto que su pequeño hijo Renzo, de dos años, ya da muestras de verborragia e interviene en la entrevista con Sábado Show. En el diálogo, Claudia no esquiva las polémicas instaladas en el carnaval 2016: las modelos argentinas en Melo, las murgas oficialistas y la murga que tildó de "facho" a Petinatti. Tampoco escapa a sus propias controversias y revela el tenso cruce que tuvo con Franklin Rodríguez semanas atrás: “Fue un maleducado”, dispara.

—¿Cómo te preparás para esta edición del carnaval de Melo? 

—Como cada año fui por el día a Buenos Aires a buscar el traje que me hizo Marcelo Péndola. El público está acostumbrado a que sorprendo con el vestuario y lo está esperando. Saben que me preparo mucho. Este año tuve que practicar con la vedette Nadia Valverde y ponerme pesas en los tobillos para acostumbrarme al peso del traje porque es muy pesado. 

—¿Cómo vivís las horas previas al desfile? 

—Con mucha adrenalina por las ganas de salir al ruedo. Me quedo en el hotel desde la noche anterior, y voy al desfile caminando porque el tamaño del traje no me permite ir en auto. Ahí me cruzo con vecinos que me van tirando buena onda. Me han llamado para ir a otros lados del interior donde hay carnaval pero mi corazón está en Melo, es el primero que fui. Es parecido al carnaval barrial de Montevideo con los corsos que se fue perdiendo. 

—Hubo artistas argentinas invitadas al carnaval de Melo que fueron criticadas por desfilar sin demasiada producción, ¿cómo te cae esa actitud? 

—Me parece una falta de respeto total. Cuando vi a La niña Loly de vestido no lo podía creer. Revista que uno agarra aparece ella en ropa interior, de bikini o vestida como vedette, y viene a un carnaval donde es el lugar ideal para lucir el cuerpo y se pone un vestido. Es una falta de respeto porque eso no lo hacen en el carnaval de Corrientes. Esas cosas desmerecen al carnaval. 

 —¿Qué otras actividades de carnaval disfrutás? 

—Me gusta ir al Teatro de Verano. Hay un nivel de espectáculos increíble. Mi amigo (Luis) Carballo y mi amiga Virginia Rodríguez están espectaculares en lo suyo. 

—Se abrió una polémica iniciada por Diego Delgrossi referida a si las murgas critican muy poco al actual gobierno, ¿qué opinás? 

—Delgrossi dijo lo que todo el mundo piensa y nadie dice. Es una realidad, tiene razón. Yo no vi a todas, pero esa es la sensación que hay. Apenas algunos se la juegan y dicen algo. De todos modos yo no voy a carnaval a ver crítica política.

—También generó controversia la murga Garufa por tildar a Petinatti de "facho".

—No la vi, pero uno tiene que tomar con humor esas cosas. A mí me nombraron durante años y me encanta que lo hagan, quiere decir que la gente me conoce. 

—El año pasado Bendita Tv estrenó formato al sumar invitados en vivo, ¿te costó adaptarte? 

—No. Desde el primer día que hicimos una prueba piloto nos sentimos cómodos. Creo que al público le costó engancharse al principio, pero después le agarró la onda y nos fue genial. Me encantó este formato, funcionó y nos fue muy bien. Este año Ibope se amigó con el programa e hicimos muy buenos números. A nosotros nos gusta mucho más porque estamos más descontracturados que en el escritorio, que impone otra seriedad. El living muchas veces parecía una charla de amigos. 

—¿Cómo es la relación con El Piñe fuera del aire?

—Somos amigos. Estuve hace poco en el cumpleaños de un año de su beba. Nuestra relación se nota en pantalla y es una dupla que el público compró desde Mochileros. Hay veces que ni nos tenemos que hablar, nos miramos y ya sabemos lo que piensa el otro. Nunca hubo un sí y un no.

—Muestran personalidades opuestas: él más bonachón y vos más filosa. ¿Esa contraposición nunca llevó a un choque detrás de cámaras? 

—No, porque yo en la vida no tengo ese personaje de Bendita Tv. Antes él hacía el programa con (Gustavo) Escanlar y sí eran muy opuestos. Cuando llegué yo, tenía que seguir el lineamiento del personaje porque no podíamos ser los dos buenos. Como yo trabajaba en Buenos Aires en aquel momento, era "que Claudia lo diga", y entonces me quedó esa mochila. Yo era la que decía todo y El Piñe era el divino que nunca decía nada de nadie.

—Tu éxito va mucho más allá del televisivo, ¿cómo lo evaluás vos? 

—Lo siento como el resultado de mucho esfuerzo. Trabajo desde los 14 años, cuando hacía un catálogo de lencería en ropa interior, no es que alguien me tocó con la varita mágica. Se me hizo todo muy cuesta arriba. Mostraba el cuerpo en una época en la que en la televisión uruguaya nadie lo hacía. Me abría el tapado en el programa más visto, y era "matemos a la que se abre el tapado". Tuve que luchar contra los prejuicios que hay en Uruguay, siempre fui contra la corriente. Por eso hoy me hace feliz ver los resultados y vender cien mil prendas de ropa interior, mi perfume, la línea de joyas con Guilad y que el público me acepte y me responda

—¿Cómo lograste hacer una empresa de tu nombre? 

—Eso fue gracias a mi marido que es empresario, y le va muy bien en lo que hace. He sacado provecho de sus consejos llevados a lo que hago yo. Aprendí a manejar más lo que es mi nombre. Le pregunto todo, lo vuelvo loco: "¿Qué te parece esto?", "¿qué hago?", "¿qué pido?" Me responde: "pedí más" (risas). 

—¿De Más Cerca, el programa que hiciste a la tarde en 2013, esperabas mejores resultados? 

—A nosotros nos fue muy bien. Hablando de dinero, yo gané muy bien y los sponsors pagaban muchísimo. De repente es mejor hacer un programa de seis meses y ganar mucha plata que hacer dos años algo en lo que no ganás dos mangos. En rating también nos fue muy bien para el horario que estábamos. 

—En diciembre te cruzaste con Franklin Rodríguez en VTV, quien justamente se había ido en malos términos de aquel programa. ¿Cómo fue el reencuentro?

—No me saludó, lo tuve que saludar yo. Fue bastante maleducado. Le dije: "Hola Franklin, ¿cómo estás?". Si estoy invitada a un programa donde trabaja él, por respeto tiene que saludar. Al menos en mi barrio es así. Yo nunca le hice nada. Él se presentó a un casting, y siempre quedó claro cuál era el rol de cada uno. Después dijo que no le gustaba hacer payasadas, pero yo lo he visto hacer diez mil payasadas más. 

—¿Cuáles peleas mediáticas son más crueles?, ¿las argentinas en las que se dicen todo por televisión o las de Uruguay en donde parecería que todo ocurre por lo bajo? 

—Yo siempre prefiero que me digan de frente "no te soporto" al cuchicheo y la zorrería. Prefiero la frontalidad. Hay gente del medio con la que me llevo y gente con la que no. La diferencia es que en Argentina saben pelear por televisión, acá no tienen ni idea. No entienden los códigos.

—Convertida en madre de familia, ¿te incomoda ver las primeras imágenes en las que mostrabas el cuerpo como vedette?

—Al revés, me encanta porque creo que abrí un nuevo mercado para otras uruguayas. Fui la primera vedette de revista en Uruguay, antes había solamente vedettes de carnaval.

—¿Y que las vean tus hijos?

—En mi casa me levanto y me ven con una musculosa en tanga todo el día. Después, aparecer en una revista es trabajo. Si mañana hago una película y tengo que matar a alguien, ¿voy a ser una asesina? Hay madres médicas, otras odontólogas y la de ellos es una figura pública que trabaja en teatro y televisión.

Renovada 

El 2016 encontró a Claudia como la movilera estrella de Concierto Punta. "La pasé bomba", resume sobre la experiencia veraniega en radio. Y hay más proyectos nuevos para este año. Lanza su línea deportiva y una aplicación propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada